Tratamiento con heparinas de bajo peso molecular

Su médico le ha prescrito un tratamiento con una heparina de bajo peso molecular como prevención o tratamiento de una trombosis venosa profunda. En esta guía de uso vamos a explicarles cómo debe administrarse este medicamento.

Descargable

 

¿Para qué sirve este tratamiento?

Las heparinas de bajo peso molecular se usan para prevenir y tratar la trombosis (formación de coágulos de sangre o trombos en la sangre).

Cuando se forma un trombo en una vena, se produce lo que llamamos una trombosis venosa profunda.

Los síntomas más habituales de una trombosis venosa profunda en la pierna son el dolor, el enrojecimiento y la hinchazón.

Existe el peligro de que el coágulo se desprenda, se desplace por el sistema circulatorio y llegue al pulmón ocasionando una embolia pulmonar, que es una enfermedad grave.

¿Se puede prevenir la trombosis venosa profunda?

Hay situaciones donde la probabilidad de que se produzcan estos trombos es más alta: en pacientes inmovilizados o encamados durante mucho tiempo, después de intervenciones quirúrgicas, ante la existencia de tumores, con algunos medicamentos y, a veces, durante el embarazo y en las semanas posteriores.

Si usted se encuentra en alguna de estas situaciones, o si ya ha sufrido una trombosis venosa profunda anteriormente, el médico le prescribirá anticoagulantes para prevenir la formación de nuevos trombos.

Tratamiento con heparinas

Las heparinas son un tratamiento anticoagulante indicado para la prevención y el tratamiento de la trombosis. Se administran en forma de inyección subcutánea una o dos veces al día. No es habitual que provoquen efectos adversos y si éstos aparecen, suelen ser leves: irritación en la zona de la inyección o un pequeño hematoma. Apenas presentan interacciones con otros medicamentos y no interaccionan con los alimentos.

Su médico le indicará la duración del tratamiento con una heparina de bajo peso molecular.

 

No olvide indicar que está siguiendo un tratamiento anticoagulante siempre que:

  • Le prescriban nuevos medicamentos.
  • Acuda al dentista o al podólogo.
  • Vayan a realizarle una operación quirúrgica o biopsia.

Si le salen moratones o cardenales con facilidad, si una pequeña herida sangra más de 30 minutos o sangra abundantemente, debe llamar a su médico lo antes posible o acudir al hospital más cercano indicando que está en tratamiento anticoagulante.

 

También le puede interesar:

 

 

Cookies de leo-pharma.es

leopharma.es utiliza cookies propias y de terceros para analizar y garantizar una adecuada experiencia de navegación en esta web. Las cookies nos ayudan a entender como usa nuestra web, muestra aplicaciones y funcionalidades, y nos sirve también para generar información estadística. Continuando la navegación en la web, acepta el uso de cookies. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y poder gestionarlas o borrarlas consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.