Queratosis actínica

La queratosis actínica (QA, en inglés actinic keratosis, AK), también conocida como queratosis solar o manchas solares, es considerada como un carcinoma in situ de la piel que aparece en forma de lesiones secas y escamosas como resultado de una prolongada y repetida exposición solar.

La típica lesión de la QA es una lesión seca, escamosa, a veces hiperqueratócica, de color marrón. El comienzo de la queratosis actínica es sutil y, a pesar de que puede pasar desapercibida largo tiempo hasta su diagnóstico, es frecuente en zonas de piel muy visibles y que por tanto reciben una exposición al sol constante, como pueden ser la cabeza, el cuello, el dorso de las manos o los antebrazos. 

Sin tratamiento, la QA puede evolucionar hasta lesiones más gruesas y, con el tiempo, llegar a ser un carcinoma de células escamosas (SCC, de sus siglas en inglés Squamous Cell Carcinoma) invasivo. Hay una corriente emergente que considera que la QA es un tumor maligno intraepidermico que coexiste con los SCC (segunda causa de muerte por cáncer de piel en USA). De hecho, el 65% de los SCC provienen de una queratosis actínica.

La mayoría de los pacientes que tienen una QA desarrollarán más lesiones en las zonas de la piel más afectadas por la exposición a la radiación solar, siendo clínicamente evidentes a lo largo del tiempo. Debido a que se desconoce qué lesión puede evolucionar a un SCC, es aconsejable tratar las queratosis actínicas.

 

Tratando la queratosis actínica

El enfoque terapéutico va dirigido principalmente al tratamiento de las lesiones aisladas y al tratamiento del campo de cancerización. El objetivo de éste último, es tratar las lesiones visibles y las no visibles de la piel dañada por la exposición solar crónica.

Los principales tipos de tratamiento de la QA son: ablativos (crioterapia, dermabrasión, laser, peelings) y no ablativos ( terapia tópica y fotodinámica). 

Hay que señalar que, a veces, se usa una combinación de estas terapias. La elección del tratamiento puede variar en función de la localización corporal, del tipo y extensión de la lesiones, de la experiencia del propio facultativo, la presencia de lesiones subclínicas, la preferencia del paciente y los signos de evolución de la enfermedad.

 

Más información

Puede encontrar más información acerca de esta enfermedad en estas páginas 

 

Cookies de leo-pharma.es

leopharma.es utiliza cookies propias y de terceros para analizar y garantizar una adecuada experiencia de navegación en esta web. Las cookies nos ayudan a entender como usa nuestra web, muestra aplicaciones y funcionalidades, y nos sirve también para generar información estadística. Continuando la navegación en la web, acepta el uso de cookies. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y poder gestionarlas o borrarlas consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.