Cómo debe inyectarse la heparina

Su médico le ha prescrito heparina que deberá inyectarse durante un tiempo. Las instrucciones que leerá a continuación le ayudarán a administrarse el medicamento de forma correcta y sencilla, evitando el dolor y que aparezcan morados en la zona de la inyección.

Descargable

 

Consulte con su médico
¿Cómo debo administrarme la heparina?
Lave sus manos cuidadosamente
Lave sus manos cuidadosamente con agua y jabón y séquelas a continuación.
Compruebe la dosis de la jeringa
Compruebe que la dosis que hay en la jeringa es la prescrita por su médico. Compruebe también que la solución no presenta turbidez o precipitados.
Retire hacia un lado el dispositivo de seguridad
  • Retire hacia un lado el dispositivo de seguridad (lengüeta roja).
  • Quite el protector de la aguja.
Ajuste la dosis
Si la dosis indicada por su médico es inferior a la de la jeringa, ajústela colocando la jeringa con la aguja hacia abajo y deseche el líquido necesario.

Eliminar el líquido con la aguja hacia abajo evita que el líquido entre en contacto con el exterior de la aguja.

Escoja la zona donde desee inyectarse
De pie o sentado, escoja la zona donde desea inyectarse, en el costado de la cintura abdominal o en su defecto en los muslos.

Es recomendable evitar la zona central del abdomen y muslos por ser zonas en las que frecuentemente aparecen hematomas tras la inyección.

Desinfecte la zona elegida
Desinfecte la zona elegida para la inyección con una gasa impregnada en alcohol.
Forme un pliegue cutáneo e introduzca la aguja
Sujete con una mano la jeringa con la aguja en posición perpendicular a la zona elegida.
Con la otra mano forme un pliegue cutáneo e introduzca la aguja completamente.

Es muy importante que la aguja se introduzca en posición perpendicular al pliegue cutáneo.

Inyecte el contenido de la jeringa suavemente
Inyecte el contenido de la jeringa lentamente, presionando con suavidad el vástago del émbolo hasta el final.

Mantenga el pliegue cutáneo hasta la extracción de la aguja.

Una vez retirada la jeringa, presione con la mano firmemente
Retire la jeringa y a continuación con la mano plana presione firmemente sobre la zona unos minutos.

No frote ni masajee la zona después de la inyección.

Deposite la jeringa usada en el punto SIGRE
Antes de desechar la jeringa, presione la aguja contra la lengüeta roja hasta doblarla.
Deposite la jeringa usada en el punto SIGRE de su farmacia.

Existen otros dispositivos de seguridad, siga las instrucciones del fabricante.

Consulte a su médico cualquier duda
No olvide consultar con su médico cualquier duda que pueda surgirle.

 

También le puede interesar: