¿Qué es la dermatitis atópica?

La Dermatitis Atópica es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de eczema o dermatitis, es decir enrojecimiento e inflamación de la piel, en unas localizaciones muy características que van variando con la edad y que producen un picor intenso. Se trata de una enfermedad crónica que cursa en brotes.

La causa de la Dermatitis Atópica es una alteración de la barrera cutánea, que hace que la función protectora de la piel falle y pierda agua (piel seca); de manera que los irritantes, alérgenos y microorganismos penetren más fácilmente ocasionando inflamación, es decir dermatitis o eccema. Debemos entender que esa alteración mantenida de la barrera de la piel hace que se estimule de forma continuada el sistema inmune, de tal forma que se cronifica la inflamación y se sigue manteniendo sin necesidad de ningún estímulo externo. Esta inflamación produce más daño aún en la barrera cutánea con lo cual el proceso se mantiene a largo plazo.

 

Pero ¿por qué se altera nuestra barrera cutánea?

También en esto parece que la genética tiene mucho que ver, así como los factores ambientales. Se ha visto que los pacientes con Dermatitis Atópica tienen mutaciones, es decir errores en algunos genes que se encargan de fabricar proteínas que intervienen en estructuras muy importantes para que se forme una barrera cutánea eficiente. Por lo tanto, estos pacientes tienen un riesgo mucho mayor de padecer Dermatitis Atópica, que esta aparezca en los primeros meses de vida y que sea más severa.

 

¿Habéis oído hablar de la filagrina?

Seguro que si os metéis en Google y ponéis Dermatitis Atópica os aparecen muchas referencias con la palabra filagrina. La filagrina es una proteína que hace posible que la barrera cutánea sea compacta e impermeable a los agentes nocivos, por lo que una alteración en su producción (normalmente una disminución) hace que tengamos una barrera cutánea débil y por tanto con predisposición a padecer Dermatitis Atópica.

 

¿Cuándo aparece?

En el 90% de los pacientes la Dermatitis Atópica aparece en el primer año de vida. De hecho, la Dermatitis Atópica es una de las enfermedades pediátricas más frecuentes y desde luego la enfermedad de la piel más prevalente en la infancia. Se estima que entre un 15 y un 20% de nuestros niños padecen Dermatitis atópica, si bien la mayoría de ellos en formas leves.

La Dermatitis Atópica acostumbra a aparecer sobre el segundo o tercer mes de vida, y eso hace que muchas madres lo relacionan con el destete y el inicio de la alimentación con fórmula. Nada más lejos de la realidad: como veremos más adelante en este blog, la Dermatitis Atópica no se debe ni se desencadena por ningún alimento.

 

¿Cómo se manifiesta?

Dermatitis es sinónimo de eccema, y eso es justamente lo que ocurre: la piel se enrojece y se abulta. A veces, aparecen lesiones con contenido líquido (vesículas, ampollas) que dan una aspecto húmedo y brillante, exudativo (“las lesiones echan agua”). Este exudado, cuando se seca, se transforma en costras de un color amarillento característico. Esto es lo que se conoce como eccema agudo. En otras ocasiones el eccema no es húmedo, es más seco y lo que vemos es la piel roja y sobreelevada (pápulas): se trata de un eccema subagudo, y muchas veces vemos lesiones de rascado asociadas (excoriaciones, arañazos…).

Por otra parte, cuando el eccema es crónico la piel se muestra engrosada, como cuero, pigmentada y brillante. Este cuadro se conoce como liquenificación y se produce por el rascado crónico durante muchas semanas.

 

Para más información de la patología puede consultar la página web destinada a los pacientes con Dermatitis Atópica

 

MAT-15197

 

Cookies de leo-pharma.es

leopharma.es utiliza cookies propias y de terceros para analizar y garantizar una adecuada experiencia de navegación en esta web. Las cookies nos ayudan a entender como usa nuestra web, muestra aplicaciones y funcionalidades, y nos sirve también para generar información estadística. Continuando la navegación en la web, acepta el uso de cookies. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies y poder gestionarlas o borrarlas consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.